Saltar al contenido

LA INCOMPRENSIBLE PARALIZACIÓN DE LA ADMINISTRACIÓN DE JUSTICIA POR EL CORONAVIRUS

Por Ana Arosey (Facebook: Abogacía sin derechos). Subscribimos 100% sus palabras:

“Resulta impactante que en pleno Siglo XXI con las posibilidades que ofrece internet, se impida a Abogados, Procuradores y Justiciables la presentación telemática de escritos, ¡Cómo si los ordenadores transmitiesen el Coronavirus!
Menos comprensible es si cabe, que decenas de miles de funcionarios estén en casa o en los juzgados cobrando sus salarios por no hacer nada, si, ¡Si, por no hacer nada! Y que nadie ose molestarlos con una llamada, pues parece ser que el coronavirus también se transmite telefónicamente.
Es perfectamente comprensible que se paralicen los trámites presenciales por riesgo de contagio de coronavirus, pero ¿a santo de que no se pueden presentar escritos telemáticamente? ¿Por qué no continúan tramitándose normalmente los expedientes a salvo de los trámites presenciales?
Es cuanto menos un grave agravio comparativo, que el personal sanitario, y las fuerzas y cuerpos de seguridad entre otros, trabajen sin cuartel, arriesgando su vida, y qué, en la Administración de Justicia, los funcionarios no puedan tele-trabajar cómodamente desde sus casas.
Lo que una administración de justicia mínimamente seria debería de hacer, es aprovechar este parón de trámites presenciales, para agilizar la tramitación telemática de los procedimientos, asignando los funcionarios que tienen menor ocupación en estos momentos a dicha tarea.
Por ejemplo, existen juzgados de cláusulas abusivas, con demandas sin incoar desde hace 2 años por problemas de saturación, y en lugar de aprovechar la actual coyuntura para descongestionar el atasco judicial, lo que se decide, es enviar a los funcionarios a casa, cobrando por no hacer nada.
¿Por qué esta gente no puede tele-trabajar y el resto de los mortales sí? ¿Por qué el Consejo General de la Abogacía no dice nada?
En cuanto a este último organismo, CGAE, debería de tomar unas mínimas medidas que realmente ayudasen a Abogados, Procuradores y justiciables, tales como, dar instrucciones a los Colegios de Abogados a fin de que agilicen los eternos trámites de informes de tasaciones de costas, presionar al Ministerio de Justicia para que continúe la tramitación de las causas telemáticamente, solicitar que sea posible la presentación de concursos de acreedores, solicitar especiales medidas para la agilización de los asuntos de condiciones generales de la contratación etc… Todas ellas medidas que tendría real impacto en la profesión y no otras pseudomedidas que los impotentes Colegios de Abogados están intentando llevar a cabo.
Personal sanitario, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, bomberos, supermercados, etc… todos ellos si pueden trabajar presencialmente, pero la administración de justicia no puede trabajar confortablemente detrás de un ordenador, ¡ver para creer¡”